Novedades en los gastos de envío de la tienda

A partir de ahora, cuando realicéis un pedido en la web, si el pedido no supera los 500 gramos de peso, podréis elegir entre el envío por mensajería como veníamos ofreciendo hasta hoy, o el envío por carta certificada por Correos.

Esto supone un ahorro de aproximadamente 1.70€, que nunca viene mal. Está pensado sobre todo para aquellas personas que piden productos poco voluminosos, de bajo peso, como por ejemplo un par de pañales, una bandolera, un par de sujetadores de lactancia….

Cuando añadáis al carro de la compra lo que queréis comprar y la página os calcule los gastos de envío, os saldrán las diferentes opciones a las que podéis acceder. Si no os aparece esta opción, es porque los productos superan los 500 gramos, y en ese caso siempre sale más rentable realizar el envío directamente por mensajería.

Estas modificaciones afectan a los pedidos realizados a la península y baleares. Y como siempre, los pedidos superiores a 79 euros llevan el envío gratis.

También hemos habilitado el envío para las compras que se realicen desde Europa. Los envíos se realizarán por Correos, mediante carta certificada o paquete azul, según peso y volumen. Siempre existe la opción de enviarlo por mensajería. En ese caso, hay que consultar antes los gastos.

Espero que estos cambios os faciliten vuestras compras en nuestra web.

 

Anuncios

Portabebés y calor

Ahora que va a llegar el tiempo (ya queda menos) mucha gente me consulta y tiene dudas acerca de cómo portear cuando hace calor, y qué portabebés es el más adecuado para portear.

Creo que algo fundamental a tener en cuenta es que el calor va a estar ahí, lleves a tu bebé pegado a tí o lo lleves en un carro. En un carro-capazo-sillita (que tiene plásticos, rellenos, tejidos que lo mismo no son transpirables, etc…) tu bebé pasará, posiblemente, tanto calor, o más, que si lo llevas en brazos o en portabebés.

Ahora, bien es cierto que poder elegir un portabebés u otro teniendo presente que nos vienen los meses de más calor nos ahorrará pasar más calor del estrictamente necesario. Básicamente, pasaremos más o menos calor en función de varias cuestiones:

la hora a la que vayamos a portear y el tiempo (no es lo mismo portear el camino a la playa a las 11 de la mañanaque hacer turismo a las 4 de la tarde con un niño a cuestas, ni portear en el camino a la playa aunque sean las 2 de la tarde, que portear 2 horas a las 10 de la noche). Lo mejor es evitar las horas de sol más cañeras (de 12 a 17 h)

la ropa que llevemos (es preferible evitar las licras, los sintéticos, y optar por tejidos naturales y transpirables). Esto es extensible por supuesto a la ropa que lleve puesta el bebé: una sola capa, sin mangas y con piernas al aire, es suficiente. De hecho, es recomendable que la camiseta o prenda que lleves te tape por completo el pecho, si lo llevas delante, o la espalda, si va a ir en tu espalda, para que no estéis en contacto piel con piel (porque os va a dar más calor y va a resultar incómodo). De esta forma, si acabáis sudando, la propia ropa absorberá el sudor, y os servirá para bajar un poco la temperatura corporal (que ya sabemos que el sudor es el mecanismo que el cuerpo tiene para bajar la temperatura y enfriarnos un poco).

el tejido del portabebés en cuestión: como ahora veremos, hay multitud de tejidos y combinaciones que se usan en la fabricación de los diferentes portabebés, y evidentemente, algunos son bastante más frescos que otros.

las capas de tela que tengamos que poner: por muy fresco que sea un tejido, si para conseguir un soporte adecuado al peso de nuestro bebé necesitamos poner varias capas de tela con el fular, y usar nudos de dos o tres capas, al final no nos va a resultar todo lo fresco que esperábamos.

La combinación de todos estos factores hará que pasemos más o menos calor. Como decía antes, si tengo un fular súper ligero y fresco, pero mi hijo pesa 15 kilos y necesito hacer un nudo de 3 capas para llevarlo con comodidad, al final el fular me va a resultar de todo menos fresco. Sin embargo, una mochila que a priori puede resultarnos más calurosa porque tenga partes acolchadas, puede ser una opción estupenda porque por un lado, nosotros llevamos la espalda casi al descubierto (cosa que no pasa con un fular) y por otro lado, el aire puede circular entre el bebé y nosotros, gracias a que la mochila sujeta, pero no nos envuelve por los lados.

Por otro lado, aunque mi hijo pese 13 kilos si lo que necesito llevarlo encima son 10 minutos para bajar a la playa, o para ir a comprar el pan a la panadería de la esquina, con una bandolera o un tonga nos podemos apañar perfectamente.

Unas recomendaciones para diferentes edades:

Bebés pequeñitos y recién nacidos:

bandolera de anillas: cualquier tejido y composición nos vendrá bien, porque solo llevará una capa de tela. Una opción muy fresca y suave para bebés pequeñitos es la bandolera Lenny Lamb Bambú, aunque las que solo llevan algodón también son una buena opción. Puedes verlas aquí: Bandoleras.

fular con nudo canguro: el nudo que mejor respeta la fisiología de los bebés y el que más fresco resulta porque solo necesitamos una capa de tela. Nos puede valer casi cualquier fular tejido, o cualquier semielástico que no tenga fibras sintéticas en su composición. El Mam Eco es una opción estupenda para empezar a portear con bebés pequeñitos y en épocas de calor, porque el cáñamo lo hace fresco y transpirable. Otra opción muy fresca y suave es el Aldoria, aunque a diferencia del Mam Eco, a la larga no nos ofrecerá tanto soporte como éste. Es cierto que el nudo canguro no es precisamente el primer nudo que se aprende a hacer cuando nos iniciamos en el porteo, así que otra opción fresca sería la cruz envuelta bien ajustada para no tener la necesidad de abrir los tirantes.

caboo: a pesar de ser un híbrido entre mochila y fular elástico, es 100% algodón por lo que no resulta especialmente caluroso, aunque hay que usarlo con dos capas de tela sobre el bebé.

mochila marsupi breeze: para los que no se animan a probar los fulares o las bandoleras, esta es una opción estupenda para el verano. Fresca, súper ligera y muy rápida y fácil de usar.

Para bebés a partir de los 4-5 meses:

bandolera de anillas: el portabebés estrella del verano. Cierto que no es el mejor para usar durante periodos prolongados porque carga el peso solo en un hombro, y sobre todo si el bebé pesa ya sus kilitos se notará cuando llevemos un rato, pero es un portabebés muy fresco y práctico que se puede usar desde el nacimiento hasta el final de la fase de porteo.

mochilas ergonómicas: las más frescas son Manduca (composición de algodón orgánico y cáñamo) y Tula (100% algodón sin acolchados en el cuerpo).

mei tais: son ligeros y si no llevan muchos acolchados puede ser una opción interesante.

portabebés ligeros: tonga, boba air… En el caso de los portabebés del tipo tonga, hay que tener en cuenta que necesitaremos sostener la espalda del bebé en todo momento. No es un portabebés que te permita tener las manos libres, pero para momentos puntuales es muy práctico porque apenas ocupa espacio y al ser de tejido de malla es súper fresco. El caso de la boba air es diferente. Es un portabebés ligero, pero yo no lo considero fresco. Me parece un portabebés práctico porque apenas pesa y lo puedes guardar en cualquier sitio, pero su composición es nylon, por lo que no resulta nada transpirable.

– fulares tejidos con lino o cáñamo en su composición: el lino y el cáñamo son los tejidos más frescos y a la vez con más soporte, lo que nos va a permitir hacer nudos de 1 o 2 capas de tela. Los acabados también son importantes: los nudos con acabado tibetano nos libran de la tela alrededor de la cintura. 

¿Significa todo esto que no voy a poder usar el elástico que me he comprado hace tres meses? Si te asesoraron bien, ya debieron comentarte que los fulares elásticos con elastán o spandex en su composición no son los más frescos de cara a altas temperaturas. Además,al ser elásticos necesitan de varias capas de tela para ofrecer un soporte en condiciones. Evidentemente puedes usarlo, pero pasarás más calor que si llevarás una bandolera, u otro portabebés de los que he mencionado anteriormente.

En definitiva, usa el sentido común, permaneced a la sombra en las horas de más calor y tened agua siempre a mano. Protege la cabeza de tu bebé con un gorrito y su piel con protección solar adecuada.

Estos consejos y opciones que ofrecemos son de cara a la compra de un nuevo portabebés, sobre todo pensando en los próximos meses de calor. Si tienes un portabebés ergonómico y tienes dudas con respecto a su uso en verano ponte en contacto conmigo en info@mimonillo.com

portabebes-calor

Lavado y cuidado de tus pañales de tela

Una de las dudas más frecuentes relacionadas con el uso y disfrute de los pañales de tela es el lavado y mantenimiento de éstos. En la gente que desconoce cómo se utilizan y que no han oído hablar mucho del tema, provoca incluso rechazo y caras de…. digamos…. ¿asco?

¿Pañales que se lavan? ¿Con la caca y el pipí? ¿Cómo? ¿Eso no es una guarrería? ¿No es un atraso? ¿No es una pérdida de tiempo? ¿No es antihigiénico? Esta y muchas más son las preguntas que me han hecho a diario cuando le decía a la gente que esas braguitas tan monas  que confundían con bañadores eran pañales de tela. Me resultaba curioso que incluso la gente más mayor les pusiera pegas. Imagino que porque muchas de ellas debieron vivir como una auténtica revolución la aparición de los pañales desechables en sus vidas, básicamente porque los pañales de tela tradicionales de hace años poco o nada se parecían a los nuevos que usamos ahora. Eran menos absorbentes, más difíciles de limpiar (las lavadoras no estaban en todas las casas), menos transpirables y, en consecuencia, menos cómodos y prácticos.

 

 

Como comprobarás, el lavado y cuidado de los actuales pañales de tela se reduce a unos pocos consejos que te permitirán ahorrar dinero, tiempo y esfuerzo. Comenzamos:

 

Primeros usos de los pañales de tela:

Todos, o casi todos los fabricantes suelen recomendar lavar varias veces los pañales antes de su uso. El porqué es muy sencillo: los tejidos, unos más y otros menos, alcanzan su capacidad máxima de absorción después de varios lavados (mínimo 4-5). Esa recomendación general no tiene otro motivo que ponerte sobre aviso: tus pañales en los primeros usos no van a absorben como debieran. Así que tienes dos opciones: hacer esos lavados previos (aguántandote las ganas de problarlos y usarlos) o usarlos sin lavarlos pero teniendo en cuenta lo anterior, por lo que te recomiendo que los cambies al rato y no los uses durante mucho rato. Me decanto por esta última opción :-D. Además, pocas veces los pañales estarán tan suaves y esponjosos como antes de usarlos, así que no nos privemos de disfrutarlos, aunque sea durante un ratito.

 

Almacenamiento de pañales sucios:

Hay varias formas de guardar los pañales sucios. Lo mejor es no dejarlos más de 2-3 días, y que permanezcan en un cubo (cubo, cesta o recipiente similar con capacidad para varios pañales)  con tapa que no cierre totalmente, y almacenarlos en seco. Si quieres dejarlos en agua tendrás que ir cambiando el agua a diario, y personalmente, me parece un poco más engorroso.

Cuando hay cacas tienes dos opciones: si prefieres que lo más gordo no vaya directamente al pañal puedes usar forros desechables o de tejido polar (el polar da efecto siempre seco y además repele muy bien los sólidos y las “plastas”, así que será mucho más fácil quitar las cacas de ahí que directamente del pañal). Si no usas forros tendrás que tirar al wc la caca que puedas (la que se despegue con facilidad) y el resto darle un agüita bajo el lavado, el bidet o directamente en la ducha, lo que te sea más cómodo. Hay gente que también usa un cepillo de dientes (aviso importante: no usar el mismo que uses en la actualidad para lavarte los dientes :-D) para sacar los restos de caca, aunque yo no lo he usado nunca.

Como comprobarás, y lógicamente entenderás, el cubo de los pañales sucios no huele precisamente a rosas. Un truco que funciona es meter en el fondo un trocito de tela, trapito o lo que quieras impregnado en algún aceite esencial. El de árbol de té es muy usado en el lavado y cuidado de los pañales de tela por su acción desinfectante, así que basta con poner unas gotas para que el olor del cubo no te tumbe cuando lo abras. También tienes un producto específico para el cubo de los pañales sucios, que neutraliza los malos olores simplemente espolvoreándolo dentro. Se trata del Shake it up de Rockin Green.

 

Lavado:

Partimos de una premisa principal: lo que los pañales necesitan para lavarse adecuadamente es, básicamente, agua. (¡Y tenemos lavadoras! ese inventó que revolucionó el mundo y que nos permite no deslomarnos ni dejarnos las manos frotando.)  Esto no significa que no necesiten detergentes; significa que en una buena rutina de lavado el agua es lo primordial.

Y lo primero, antes de hacer el ciclo de lavado normal, es aclararlos, enjuagarlos, para eliminar “lo más gordo” del pipí y la caca. Hay gente que prefiere enjuagar directamente el pañal después de cada uso (en este caso si lo vas a hacer así yo te recomiendo que lo tiendas para que se seque, y que no lo guardes en un cubo, porque un pañal tan mojado en un cubo o recipiente cerrado es carne de cañón para los hongos). Yo particularmente, veo más práctico meter el pañal sucio directamente en un cubo, acumular varios (no es recomendable tampoco dejar los pañales sucios más de 2-3 días) y luego aclararlos todos juntos antes de lavarlos. Yo los aclaro directamente en la lavadora, y para ello pongo un prelavado (en agua fría) sin jabón ni detergentes, solo agua.

Foto extraída de http://www.ocu.org/

Foto extraída de http://www.ocu.org/

 

Vayamos ahora a otro aspecto no menos importante: el detergente. Hay detergentes específicamente formulados para el lavado de pañales de tela, como Rocking Green, Potion de Tots Bots… Lo ideal es utilizar estos detergentes porque te aseguras que no llevan blanqueantes ópticos, suavizantes, aceites, fosfatos, enzimas, perfumes (algunos tienen olor pero no dejan olor en los pañales). Además, son más delicados con la piel de tu bebé y contaminan bastante menos que los detergentes tradicionales. En caso de que prefieras usar otro detergente, busca aquellos que no contengan lo que te he mencionado anteriormente. Los “pieles delicadas” te pueden funcionar, reduciendo muy mucho la dosis recomendada por el fabricante.

En cualquier caso, uses el detergente que uses, es importante dar con la dosis necesaria, que irá en función de varios aspectos: el número de pañales que vayas a lavar (no te recomiendo que cargues mucho la lavadora por lo que comenté antes, y es que los pañales necesitan mucha agua para lavarse correctamente, lo ideal sería no lavar más de 12-15 pañales a la vez, si tu lavadora es de carga normal -5 o 6 kilos-), la cantidad de agua que use tu lavadora para lavar y aclarar (las lavadoras modernas tienden a usar menos agua porque son más eficientes), el nivel de dureza del agua de tu zona, y sobre todo de los resultados que consigas tras los lavados. Como referencia puedes tomar que un pañal bien limpio no tiene que oler a nada, ni a detergente (habrás puesto más de la cuenta) ni a pipí (te habrás quedado corta). Prueba con un poco menos de la dosis recomendada y a partir de ahí ve ajustando. Un exceso de detergente en tus pañales, sobre todo si no en un detergente específico, puede ocasionar problemas de olores (en cuanto entran en contacto con la orina).

 

detergente-potion-tots-bots

 

Otro aspecto a considerar es si vas a lavar solo pañales, o si vas a mezclarlos con más ropa (de nuevo caras de horror por mezclar pañales con ropa, ¡como si fueses a hacer una sopa en vez de lavarlos!). Si vas a mezclar ropa, puedes hacer el prelavado solo a los pañales (3-5… los que sean) y ya luego completar la lavadora con lo que quieras lavar. Solo ten en cuenta que deberás seguir la rutina de lavado de los pañales (poco detergente, no suavizantes, no lejías…)

A  continuación del prelavado (o aclarado a mano) yo programo la lavadora con un lavado normal (puedes lavar en frío o a 30-40 grados, yo siempre lo he hecho en caliente porque considero que se limpian mejor, pero si tú lo haces en agua fría y te van bien no cambies, cada una tiene sus trucos y cada lavadora es un mundo). Al principio ponía un lavado más bien cortito (en mi lavadora se llama mix 30, que viene a decir, mete lo que sea que le doy una lavadita rápida), pero desde que cambié a un lavado normal a 40º tengo mejores resultados. Con respecto al tema de la temperatura, es importante leer siempre las instrucciones de lavado de cada pañal, puesto que el fabricante sabe mejor que nadie qué temperaturas aguantan los tejidos con los que se fabrican. En general, casi todos admiten lavados a 40º, incluso a 60º (algunos tejidos incluso aguantan los 90º), pero creo que con 40º es más que suficiente. Puedes lavar ocasionalmente a más temperatura si tienes algún problema de manchas persistentes o incluso olores desagradables.

Para lavar pañales no se recomienda usar ni suavizantes, ni lejías, ni productos abrasivos. Van a estar en contacto con la piel de tu bebé, y en contacto con la orina algunos productos pueden provocar irritaciones, quemaduras…

 

Secado:

Todos los fabricantes recomiendan secar los pañales al sol. Es lo que menos gasta, claro. Además, si quedan algunas manchas el sol ayuda a que se vayan. El problema es que no siempre está el sol. De hecho hay zonas de nuestra geografía en las que el sol brilla por su ausencia, nunca mejor dicho. Podemos usar secadora (sobre todo en absorbentes). Con los cobertortes de PUL tendremos que tener cuidado de no usarla a temperaturas muy altas, y sobre todo, ser conscientes de que un uso continuado puede hacer que la vida útil de nuestros pañales, incluidos snaps, gomas, etc… mermen drásticamente. Pero si no hay sol, a soplidos no los vamos a secar, así que habrá que tirar de secadora o de cualquier otra fuente de calor más rudimentaria (tendedero eléctrico, calefacción, estufa de aire… todo con precaución, claro).

298653_427330110658133_1665853785_n

 

Almacenamiento de pañales limpios:

En cualquier sitio no hermético o totalmente cerrado. Yo los tengo en un cajón de una cómoda, que evidentemente no es hermético pero sí está cerrado, pero como se abre constantemente varias veces al día no hay problemas de humedades.

Un cajón, una parte del armario, una estanteria abierta… asegúrate de que no es una zona con humedad y sobre todo, guárdalos completamente secos.

 

¡Y se acabó! Mucho para leer, pero poco que hacer, básicamente todo se reduce a lavar, guardar, secar. Espero que te sea útil. ¡A pañalear!