Mochila Portabebés Beco Soleil, nueva en Mimonillo

¡Qué ganas tenía de que llegasen! Me encanta probar todo lo que llega nuevo a la tienda, creo que es imprescindible para conocer el portabebés en cuestión, y la nueva mochila ergonómica Beco Soleil no iba a ser menos.

Estéticamente es preciosa. Personalmente me ha enamorado el modelo Micah, con un estampado sencillo pero con unos tonos muy alegres, y con un marrón muy bonito como color base. Como siempre, la estética es fundamental, es lo primero que nos entra por el ojo, y podría decir que si un portabebés estéticamente no nos gusta, lo descartamos a la primera por muy bueno que sea. Evidentemente hay que tener en cuenta muchos otros aspectos, pero si además nos encanta el diseño y el estampado mejor que mejor, ¿no?

Becp Soleil Micah

Beco Soleil Micah

A simple vista es una mochila ergonómica bastante parecida al resto de las existentes en el mercado: Tula, Boba… Con un panel estampado, capucha, cinturón y tirantes acolchados… la diferencia, como siempre, la marcan los detalles, y la Beco Soleil tiene algunos especialmente prácticos.

USO:

Según el fabricante, la podemos usar desde el nacimiento con un reductor que se vende por separado. Como sabes el uso de reductores con mochilas ergonómicas no está recomendado, al menos no para un uso habitual. Los bebés hasta los 4-5 meses como mínimo deben usar portabebés que se adapten por completo a su cuerpo, que les permitan adoptar la posición ranita sin forzar el grado de apertura de sus caderas y que la tela los sujete y se adapte a su espalda en formación. Hay mochilas especialmente diseñadas para recién nacidos que nos pueden servir, aunque siempre es recomendable portabebés como bandoleras, fulares… Los reductores pueden funcionar bien, yo en particular los recomiendo si va a ser algo puntual, y no como portabebés diario. Nos pueden hacer el apaño, pero no es lo mejor. A partir de ahí, y con esta información en la mano, cada familia hará uso de su portabebés como mejor considere.

El uso ideal de esta mochila, y de casi todas, es a partir de los 4-5 meses o 7 kilos de peso. Una vez que el bebé mantenga la cabeza y su espalda, y pueda adoptar la posición que la mochila requiere sin que ésta sea forzada, se podrá usar la mochila. Algunos bebés con 4 meses la pueden usar sin problemas y otros tendrán que esperar a los 6, por eso es importante poder probarlas o al menos que alguien con experencia en el uso y asesoramiento de la mochila en concreto te pueda ayudar a elegir en base a su experiencia.

Beco Soleil Enzo

Beco Soleil Enzo

Como siempre, el fabricante nos dice que se puede usar hasta los 20 kilos. Ya comenté en una entrada anterior que los portabebés se quedan pequeños aunque soporten el peso de nuestro hijo sin problemas. En el caso de la mochila, lo vamos a notar en el puente de las piernas. No me enrollo con este tema, podéis leer más en la entrada que os he comentado. Personalmente, creo que la Beco Soleil nos dará un uso aproximado de 18-24 meses, siempre en función del tamaño de nuestro bebé. Más allá, como siempre, se puede utilizar, no hay ningún problema, pero iremos restando comodidad a nuestro hijo.

AJUSTE:

La mochila cuenta con dos puntos de ajuste. El primero que encontramos se sitúa  en los tirantes, en la parte más cercana a los hombros. Permite subir y acercar y bajar o alejar a tu bebé, lo que puede resultar muy práctico en personas menudas o cuando quieras dar el pecho.

El segundo es el que más me ha llamado la atención. Hay que ajustar hacia atrás. Para usarla a la espalda es estupendo, es muy cómodo. Para usarla delante me resulta un poco más ortopédico tener que tirar hacia atrás, pero creo que es por estar acostumbrada al otro ajuste. Lo bueno es que si la preajustas antes de colocar al bebé luego prácticamente no hay que ajustar nada.

ajuste_beco_soleil_mimonillo_3

CUERPO DE LA MOCHILA:

Medidas: Es una de las mochilas versión “baby” que ofrecen mayor anchura de puente, 35 cm. Boba mide 31, Manduca 32, Ergo 36, Tula 37… Esto supone, por un lado, mayor vida útil de la mochila y mayor comodidad para tu hijo, pero por otro lado, puede que la mochila le quede un poco grande si la empiezas a usar a partir de los 4-5 meses..

En cuanto al alto, prácticamente ofrece la misma medida que el resto, unos 40 cm aproximadamente, sin posibilidad de reducirlo.

Acolchados: esta mochila destaca por sus acolchados; especialmente prácticos desde mi punto de vista son los acolchados de las corvas, que resultan muy cómodos sobre todo en épocas en las que los bebés van con las piernas al aire. Así evitamos marcas y rojeces que algunas veces pueden aparecer si usamos la mochila durante periodos prolongados. El acolchado que incorpora el cuerpo de la mochila no me parece imprescindible. Puede ofrecer un extra en comodidad, pero restar un poco de adaptabilidad, ya que aunque es un acolchado muy blandito hace que que la mochila sea más rígida. Mochilas como Tula y Manduca se adaptan mejor al cuerpo del bebé precisamente por carecer de acolchados. Además, en épocas de calor todo lo que sea acolchado dará un pelín de más calor.

Por último el acolchado en la zona del cuello no viene mal, especialmente cuando los bebés son más pequeñitos, aunque tampoco me resulta imprescindible.

acolchados_beco_soleil

acolchados_beco_soleil_2

TIRANTES:

Medidas: ofrecen una extensión que va desde los 53 cm hasta los 107 cm, lo que permite adaptarse a cualquier complexión, aunque no es la mochila que más extensión ofrece.

Acolchado: es suave y muy adaptable, nada rígido. Resulta especialmente cómodo, ya que no es excesivamente grueso y no abulta en exceso.

Posiciones: otro punto a favor de la Beco Soleil es la posibilidad de cruzar los tirantes a la espalda, lo que puede resultar especialmente cómodo a algunas personas. La he probado así el ratito que mi hijo me ha dejado, y me ha resultado súper cómoda.

59892_10153088550840026_1486376560_n

CINTURÓN:

Medidas: desde 71 cm hasta 152 cm. Uno de los cinturones que ofrecen más talla del mercado. Un aspecto muy destacable en personas de complexión fuerte.

Acolchado: más rígido que el de los tirantes, pero igualmente cómodo. Además la circunferencia de acolchado es de 62 cm aproximadamente, lo que resulta especialmente cómodo.

Bolsillo: bolsillo con cierre de velcro para guardar un móvil, una carterita, unos pañuelos… un buen detalle.

beco soleil

POSICIONES DE LA MOCHILA:

Delante, espalda o cadera. Si bien la posición cadera no es la más habitual, tenerla como opción es práctico en algunas ocasiones. Las instrucciones vienen con fotos detallando cada paso para colocar la mochila en las 3 posiciones.

BROCHES:

Todos los broches de seguridad de Beco Soleil están homologados, y cuentan con 3 puntos de anclaje, es decir, para abrirlos no solo basta con presionar a ambos lados, se necesita un tercer dedo para abrir el broche, lo que ofrece un plus de seguridad a la mochila, al ser imposible que accidentalmente se abra, siempre que se haya cerrado correctamente. Siempre es importante oir el “click” para asegurar que el broche ha cerrado correctamente.

CAPUCHA:

Cuando los bebés se duermen en una mochila es muy práctico disponer de una capucha para sostenerles la cabecita. La posición ranita asegura que la espalda se curva y que el cuello encaje en su posición, haciendo muy difícil movimientos bruscos hacia atrás, pero siempre  es recomendable sostener la cabeza cuando se duermen. La capucha de la Beco Soleil se puede poner y quitar fácilmente mediante snaps al cuerpo de la mochila. De la misma forma, se engancha en los tirantes, que disponen de 3 snaps machos, para usar en función de la altura de nuestro bebé.

OTROS DETALLES A TENER EN CUENTA:

Las tiras de ajuste deslizan suavemente desde el primer día, lo que se agradece enormemente.

La mochila incorpora dos pequeñas anillas, una en el tirante y otra en el cinturón, para colgar llaves, algún juguete o chupete.

Actualmente el precio de la mochila incluye la capucha. Además, por separado puedes adquirir varios complementos, próximamente disponibles en nuestra web, como son:

protectores de tirantes

reductor para recién nacidos

capuchas estampadas

bolsos a juego con tu mochila.

Modelos estampados Beco Soleil

Modelos estampados Beco Soleil

Como siempre, es importante consultar y si es posible, probar la mochila antes de realizar tu compra.  Como ya sabes, la mochila perfecta no existe, y todas tienen ventajas e inconvenientes que se adaptarán a los gustos o necesidades de cada familia en mayor o menor medida. Puedes comprarla directamente en nuestra web 

Si tienes dudas consulta con nosotros en info@mimonillo.com, por facebook o en el teléfono 660424073. Atendemos también vía whatsapp 🙂

Anuncios

Ganador sorteo Bandolera

Y la afortunada ganadora de la bandolera Ling Ling es la persona que escribió el siguiente comentario:

 

A ver si hay suerteeee…!soy Elena Martínez correo anele_elen@hotmail.com

 

¡Felicidades Elena! Ponte en contacto conmigo en info@mimonillo.com para concretar el color tu nueva bandolera, y para que me des tus datos de envío.

¡Esperamos foto del estreno!

A los demás, como siempre, muchas gracias por participar.

 

Cuando los portabebés se quedan pequeños

Cada vez somos más los que sabemos que un portabebés ergonómico nos permite llevar a nuestros bebés en brazos de forma segura y cómoda. Cada día encontramos blogs y sitios webs con información al respecto muy práctica y de mucha utilidad.

Además, sabemos que un buen portabebés nos facilita la correcta posición de nuestro bebé en él, y permite un desarrollo adecuado de sus huesos y de su espalda. Pero no solo hay que tener un buen portabebés, hay que saber colocarlo, y sobre todo, saber cuándo se ha quedado pequeño.

¿Cuál es la posición correcta?

Postura ranita: apoyado el bebé sobre nuestro pecho (o sobre nuestra cadera o espalda) su espalda se curva y su pelvis se relaja. De esta forma, mantenemos las rodillas más altas que su culete y permitimos que los huesos de sus caderas estén colocados correctamente favoreciendo un óptimo desarrollo. Hay gente que pregunta el porqué de llevarlos en esta posición. La respuesta podría ser muy extensa si me dedicara a hablar con todo lujo de detalles sobre los huesos de la cadera, los grados de flexión y abducción correctos, etc…. Pero no soy fisioterapeuta, y aunque podría explicar detalladamente esta información, me la voy a ahorrar y sencillamente resumiré: esta es la posición NATURAL de los bebés en sus primeros meses de vida. Así han estado en las barriguitas de sus mamás, y así van a permanecer sus primeros meses de vida, los llevemos en portabebés, en brazos o en carrito. Solo hay que fijarse en un bebé recién nacido.

Manuel con 10 días, en una perfecta posición ranita.

Manuel con 10 días, en una perfecta posición ranita.

Como puedes ver, es la posición perfecta, la mejor manera que tiene un recién nacido de encajar en el cuerpo de su madre. Es algo instintivo, nadie los ha enseñado ni forzado a que adopten esa posición. Ese es su lugar. Además, para la persona que lo lleva (sea en brazos o en un portabebés) es la posición en la que menos se nota el peso, puesto que se apoya directamente en nosotros. No se nos cargan los brazos ni forzamos en exceso la espalda (cuando hablamos de recién nacidos y bebés pequeñitos.) Usar un portabebés simplemente facilita la tarea y proporciona sensación de seguridad y contención al bebé, y a tí te permite tener las manos libres (además de un montón de ventajas y beneficios que no voy a enumerar ahora).

Portear a un bebé en una posición diferente a ésta le hará ir más incómodo y sobre todo, puede que su espalda y sus caderas lo sufran.

Cuando los bebés crecen y comienzan a pesar más esta posición más que beneficiosa para su desarrollo es necesaria para la persona que lo lleva.  Sobre todo a partir del año no es imprescindible ni necesaria, pero tanto para el bebé como para tí, será más cómodo. Imagínate cargar a tu hijo tieso como un palo (como van en las mochilas no ergonómicas). Es prácticamente imposible. Su postura natural cuando van en brazos sigue siendo la misma, normalmente colocados sobre una de tus caderas, pero igualmente con las rodillas más altas que el culete. Si además se apoyan en nuestro cuerpo, el peso se nota bastante menos.

Lo mismo pasa cuando usamos portabebés. Ya no hablo de usar portabebés no ergonómicos (que directamente es imposible usarlos con bebés más allá de los 4-5 meses). Me refiero a portabebés que no nos permitan mantener esta posición, como por ejemplo una mochila ergonómica que se queda pequeña. Con los fulares y las bandoleras siempre podemos conseguirla,  es cuestión de práctica.

¿Los fabricantes nos engañan?

Pues no. Ellos nos hablan de mochilas que soportan pesos máximos de 20-22 kilos, para usar con niños de hasta 4-5 años…. y no es mentira, es decir, tú puedes usar cualquier mochila ergonómica con niños de esos pesos, incluso con niños de más peso y edad (evidentemente ponen un límite por cuestiones de homologaciones y seguridad). La diferencia está en que a veces se venden estas mochilas estándar como la panacea, y no lo son. Es decir, tú tienes un bebé de 4, 5 , 6 meses… y si compras una mochila como Boba, Manduca… vas a poder usarla, yo diría, entre año y medio y dos años. Ahora, si tienes un bebé de 18 meses en adelante, yo no te recomendaría ninguna de estas, a no ser que le quieras dar un uso muy puntual y pretendas amortizarla con un segundo bebé.

Y es que hay una diferencia evidente entre llevar a un niño con una mochila de su talla, en la que el puente de la mochila recoge correctamente sus piernas hasta las corvas, y toda su espalda, a llevarlo en una en la que las piernas llegan a ir colgando porque el puente se queda pequeño tarde o temprano. Esto es como la ropa, y pongo un ejemplo muy simple: a mi hijo le he comprado camisetas de manga corta para este verano de su talla, pero las del año pasado también le entran. Le quedan más cortas, más ajustaditas y las mangas más “ridículas”, pero para la playa, para estar en casa… se las sigo poniendo. Lo mismo pasa con las mochilas, se quedan pequeñas aunque se pueden seguir usando para “hacerte el avío”. Podéis ver la diferencia.

Tula Baby, Manduca y Tula Toddler

Las dos primeras son mochilas ergonómicas estándar. Se aprecia claramente como con las dos primeras las piernas “caen” hacia abajo. El efecto se hace más evidente en el caso de la Manduca, porque la Tula Baby tiene el puente unos centímetros más anchos que alargan su vida útil (aunque a la hora de usarla con bebés pequeñitos tiene el efecto contrario, es decir, los bebés tienen que ser un poco más grandes que para usar otras).

Con La Tula Toddler vemos que la rodilla se sitúa por encima del nivel del culete lo que permite una posición perfecta.

Tula Baby Carrier y niño de 26 meses

Tula Baby Carrier y niño de 26 meses

Tula Toddler y niño de 26 meses

Tula Toddler y niño de 26 meses

¿Cuándo se queda pequeña una mochila?

Depende básicamente del ancho de su puente. Y depende claro está del tamaño del niño. También hay que tener en cuenta la altura del cuerpo de la mochila. En bebés grandes no es especialmente importante este aspecto porque no necesitan soporte a no ser que se duerman. Con que la mochila les llegue por las axilas sería suficiente, siempre que tengan una capucha con la que se pueda sostener la cabeza para las siestas.

Evidentemente se pueden seguir usando. Para un uso ocasional, esporádico, de un rato… nos sirven perfectamente. Además algunas marcas traen de serie, o disponen para adquirir por separado, algunos accesorios para alargar la vida útil de las mochilas (estribos, extensores del puente), que pueden ser muy útiles en ciertas ocasiones. Pero si diariamente necesitamos llevar a nuestro hijo con nosotros y notas que tu mochila se queda pequeña yo recomiendo o bien tirar de otros portabebés más adaptables (fulares a la espalda) o bien hacerte con una mochila más grande. La diferencia la notan ellos, y también la notamos nosotros.

¿Tienes alguna duda en la compra de tu mochila ergonómica? No dudes en consultarnos.

Sorteo de verano en Mimonillo

¡Qué calor! ¡Qué bochorrrrrrrno! ¿Buscas un portabebés fresquito y fácil de poner? La bandolera es el portabebés ideal para el verano (y para el resto del año es un portabebés estupendo también). Puedes amamantar fácilmente, ,utilizarla desde el primer día hasta que tu hijo no quiera más portabebés y es fácil de transportar y de usar.

Estás de suerte porque en Mimonillo el 22 de julio sortearemos una fantástica bandolera Ling Ling, confeccionada con algodón orgánico con certificado GOTS, una delicia para la piel de tu bebé. Puedes verlas aquí para ir abriendo boca http://www.mimonillo.com/mimonillo/c244001/bandoleras-ling-ling-damour.html

 

Imagen

 

 

Participar es tan sencillo como compartir esta entrada en facebook y dejarnos un comentario junto con una dirección de correo válida para poder ponernos en contacto contigo en caso de resultar ganador. Si no tenemos dirección anunciaremos tu nombre en este mismo blog y tendrás una semana para ponerte en contacto conmigo y enviarme tus datos de contacto.

Y listo! Si eres la afortunada ganadora (o ganador) solo tendrás que elegir el color de tu bandolera y enviarnos, si quieres, una foto de tu bandolera en plena acción.

`¡¡Suerte!!

 

 

 

Los pañales de tela en verano

Usar pañales de tela en verano es especialmente agradable. Se secan en un rato al sol, podemos usar ajustados sin necesidad de cobertor (siempre que no pongamos ropa encima del ajustado claro), y se lucen mucho más que en invierno.

Imagen

En estos días de tanta calor sin querer voy haciendo mi selección de pañales veraniegos, y es que es ver un interior de polar y empiezo a sudar mentalmente. Así que voy usando y lavando más frecuentemente para no tirar de interiores con forro polar o absorbentes con tejido no naturales. Ya sabemos que incluso estos materiales son más frescos y transpirables que el típico pañal desechable, pero la verdad es que el calor invita a tirar de tejidos naturales, como el algodón o el bambú.

Y ahí va mi selección:

bottombumpers: solo tengo uno (error) pero al ser tan finito y con el interior en algodón orgánico estoy lavándolo casi a diario. No quiero cogerme más pañales pero al final caerá otro más, seguro.

so easy: el tejido interior de los modelos nuevos me parece una pasada, porque ofreciendo sensación de siempre seco nada tiene que ver con el forro polar típico que encontramos en la mayoría de pañales. Es tan fresco y ligero que me da la sensación de que no lleva pañal. Todo un acierto con el que estoy personalmente encantada.

Simplex: en cualquiera de sus dos versiones. Algodón súper absorbente, no os voy a contar nada nuevo de esta marca.

Imagen

Grovia: en su versión todo en dos con los absorbentes de algodón orgánico. Ha habido una época en la que no eran mi pasión, pero he hecho las paces con esta marca y vuelven a encantarme.

Ajustados: estoy absolutamente enamorada de los ajustados artesanos (Twinkie Tush, no los miréis, son tentadores y caros) y de los kiwi pie. Los uso para estar en casa y para las siestas cuando mi hijo me lo permite (suele preferir la pelotilla picada como atuendo casero), y lo cambio cuando hace pis (ya no hace pises pequeñitos, sino que hace uno grande cada 3-4 horas).

Imagen

¿Y tú? ¿Tienes tus pañales favoritos del verano?

Por cierto, estamos en rebajas y tenemos un montón de pañalitos estupendos con descuentos. Si pensabas hacerte con algunos, ¡es el momento!

http://www.mimonillo.com/