Mochila Tula Toddler, la mochila de los “mayores”.

Hace unos meses hablamos en el blog sobre el momento en el que los portabebés empiezan a quedarse pequeños. En esa entrada básicamente nos centramos en las mochilas ergonómicas, ya que los fulares son portabebés totalmente adaptables desde el primer día hasta el último (especialmente los tejidos). Puedes ver esa entrada aquí mismo.

Hoy vamos a centrarnos  en la mochila para niños “grandes” por excelencia, la Mochila Tula Toddler. Esta mochila es sin duda la preferida por la mayoría de las familias que buscan un portabebés que les permita llevar a sus hijos hasta los 4-5 años con total comodidad. Como comentaba en la entrada a la que he hecho referencia antes, todos los fabricantes de las mochilas estándar tienen sus mochilas homologadas para soportar hasta los 18-20 kilos de peso en su mayoría. Pero cuando hablamos de ergonomía, no solo tenemos que fijarnos en eso. En realidad, lo que nos va a indicar que una mochila se le ha quedado pequeña a nuestro hijo es el tamaño del cuerpo de ésta, y la posición que éste adopte dentro de la mochila. En resumen, lo ideal sería que, en la medida de lo posible, el niño mantenga la posición de ranita, con las rodillas más elevadas que el culete, y que la mochila sostenga la mayor parte de la espalda. Evidentemente si a un niño de 2 años como en esta foto de mi hijo la mochila le queda clavada, cuando tenga 4 años seguramente el puente de las piernas le habrá quedado más pequeño, pero aún así lo mantendrá en una posición cómoda y no llevará las piernas colgando, como le pasaría con una mochila estándar. Además se puede apreciar en la foto como sus rodillas (solo se ve una pero os aseguro que la otra la lleva igual) quedan por encima del nivel del culo, con lo que va en una posición perfecta.

 

Mochila Tula Toddler, Mimonillo

 

¿Cómo es la Tula Toddler?

Pues básicamente es una mochila ergonómica con un tamaño mayor que las mochilas estándar, que como hemos dicho permite mantener al niño en la posición correcta el máximo de tiempo posible. Según el fabricante se puede usar con niños desde los 11 hasta los 22 kilos, y recomienda su uso a partir de los 18-24 meses, en función del tamaño del niño. Personalmente, he visto bebés de menos de 18 meses correctamente colocados en una Tula Toddler (bebés de alrededor de 15-16 meses y de gran tamaño). Como siempre digo, lo ideal es poder probarla y ver si le queda bien, aunque la realidad es que no siempre es posible.

Tanto la versión baby como la toddler de esta marca destacan por su comodidad. Tirantes más acolchados y con más recorrido que la mayoría de marcas del mercado actual hacen que la mayoría de familias que prueban esta mochila entre algunas otras, se decanten por la Tula. Las características que hacen de esta mochila “LA MOCHILA” (:-D) son las siguientes:

Cinturón: adaptable desde los 68 cm aproximadamente hasta los 142, válido para casi cualquier complexión. Además, la zona acolchada es una de las más grandes, con 66 cm de largo y aproximadamente 13 cm de alto. Esto significa que en personas de complexión pequeña la zona acolchada casi se superpone, así que tenemos la zona completamente acolchada, máxima comodidad. Incluso la hebilla (que incluye una goma de seguridad por si no cerramos bien el cierre o se abre por accidente) va sobre zona acolchada, un plus en comodidad, especialmente si tenemos en cuenta que esta mochila se suele usar a la espalda, y esa zona queda sobre el abdomen. El cinturón incluye un bolsillo que sin bien no es gran cosa, nos da para guardar unas llaves, un móvil o poco más… hace el apaño.

Cuerpo de la mochila: tiene una base de 44 cm (donde va sentado el niño en cuestión) que se va ampliando hasta llegar a los 49 cm en la zona superior, mide de alto 49 cm, lo que nos garantiza un soporte adecuado a la espalda de los niños más grandes y además tiene un par de pinzas que preforman el asiento,  algo que destaco especialmente de esta mochila (aunque me cuesta destacar detalles concretos porque reconozco que me gusta la mire por donde la mire). No lleva ningún acolchado; el cuerpo simplemente está compuesto por dos finas capas de algodón 100% con certificado OEKO TEX Estándar, que por una parte, la hacen mucho más fresca y transpirable que otros modelos de mochilas ergonómicas que llevan rellenos, y por otra parte, no menos importante (yo diría que casi más), es el hecho de que los acolchados tienden a “aplastar” al niño contra el porteador, por lo que las mochilas que no lo llevan, como es el caso de la Tula Toddler, resultan más cómodas y adaptables. Depende mucho del tipo de acolchado, pero por lo general, al no permitir que el tejido se adapte por completo al niño cuando ajustas la mochila ésta tiende a “aplastar” un poco la espalda. Lo de aplastar lo pongo entre comillas, porque no significa que todas las mochilas que lleven acolchados lo hagan, pero personalmente, me resulta más ergonómica una mochila sin acolchados por esa razón (también influye si el cuerpo de la mochila está preformado con alguna pinza, la forma que tenga… por eso añado las comillas y generalizo un poco). Por otra parte, resulta una mochila muy ligera y fácil de transportar que podemos dejarlos cómodamente colocada en la cintura-cadera y recogerla sobre sí misma, algo práctico cuando el niño vaya andando.

Zona de las corvas: otro aspecto a destacar de esta mochila es que lleva esta zona con un acolchado muy cómodo y gustoso. Resulta especialmente práctico en épocas en las que los niños llevan las piernas al aire y pasan un buen rato en la mochila, porque aunque la posición que adoptan en ella ya de por sí les garantiza total comodidad, esa zona puede tender a dejar marcas en la piel. Así, cuando la mochila empiece a quedar pequeña (y la famosa posición ranita ya brille por su ausencia) el acolchado hará que la tela no se marque en el muslo. En esta foto puedes ver el acolchado, se trata de la parte roja con lunares 🙂

Mochila_Tula_Toddler

 

Capucha: una de las pocas pegas que he puesto siempre a la marca Tula ha sido la capucha que incorporaban sus mochilas. Me parecía, en comparación con la mochila, una capucha “cutrecilla”, demasiado fina, y que en el caso del modelo que nosotros usamos, era de un color que, sinceramente, no queda bien ni con el gris del cuerpo de la mochila, ni con el estampado. Por suerte, la han modificado y ahora la hacen con el mismo tejido que el resto de la mochila, y en el mismo tono que el color base de la mochila. Punto positivo para Tula 🙂

La capucha se une al cuerpo de la mochila con dos snaps situados en el interior de éste, y se puede dejar puesta o quitarla mientras no se use, y así poder lucir el estampado que hayamos elegido. Cuando la usamos para sujetar la cabeza del niño enganchamos sus elásticos a un cierre situado en el tirante, que se puede desplazar varios centímetros, para dar la tensión suficiente a la capucha y que ésta haga correctamente su trabajo (sostener la cabeza).

Mochila Tula Toddler

 

Tirantes: en mi opinión, los tirantes de esta marca son… sencillamente, los mejores que he probado. No solo porque sean los que me resulten más cómodos a mí, sino porque en general, a la mayoría de personas les resultan súper cómodos. Están ligeramente curvados, de forma que una vez puesta la mochila, los tirantes quedan hacia dentro para que el peso se distribuya en la espalda cómodamente, y no se resbalen por el hombro, y tienen un acolchado muy gustoso y nada rígido. Aunque como digo en general es una mochila que gusta a todo el mundo, son las personas de complexión grande las que lo notan más, especialmente bajo las axilas, porque el acolchado tiene más recorrido que otras mochilas y la tira de ajuste está en contacto en menos zonas. En las personas de menos talla, casi que ese recorrido lo cubren por completo los tirantes acolchados, así que de una forma o de otra, resulta muy agradable de llevar puesta.

Los dos puntos de ajuste de la mochila están colocados en los tirantes. El primero sobre la zona de los hombros, y el segundo acaba en la zona media del cuerpo de la mochila. Resultan muy sencillos y rápidos de ajustar.

 

Mochila_Tula_Toddler

 

Los tirantes se unen entre sí a través de dos tiras regulables y un broche similar al de la cintura, para mantener los tirantes en su sitio. Además se pueden regular fácilmente en altura, de forma que la persona que utiliza la mochila, si la va a llevar delante, pueda cerrarlo cómodamente (cuando porteamos a la espalda cerrar este broche y regularlo para que nos resulte cómodo es más sencillo, porque nos queda por encima del pecho).

Mochila_Tula_Toddler

 

Estética: a veces es la estética de la mochila la que nos hace decantarnos por una marca u otra. Tula es una marca que va variando sus modelos. Pocos son los que se mantienen en su fabricación, así que podríamos decir que casi todos los que saca terminan siendo “ediciones limitadas”. Básicamente, los modelos llevan un color base en tirantes, cinturón, capucha… y un estampado en el cuerpo. Estas son algunas de los modelos que puedes encontrar a fecha de hoy en nuestra web (generalmente fabrican los mismos modelos también para la versión estándar)

De izquierda a derecha:

De izquierda a derecha: The Star, Spa Scallop, Zig Zag, Hot Air Balloon

 

Como puedes ver, una mochila muy completa y práctica que te permitirá seguir llevando a tu hijo cerca durante más tiempo. La puedes encontrar en nuestra web. Si tienes alguna duda o quieres probarla personalmente ponte en contacto conmigo 🙂

 

 

Anuncios

Semana Internacional de la Crianza en Brazos 2013: Descuentos, concursos…

Esta semana celebramos la Semana Internacional de la Crianza en Brazos. Este año el lema es “déjate llevar”.

Comencé a usar portabebés porque sentía la necesidad de tener contacto permanente con mi hijo. Era algo instintivo, no me encontraba bien si no lo tenía cerca, mucho menos fuera de mi vista. Si durante toda la infancia el contacto es importante durante los primeros meses de vida es necesario y casi obligatorio. ¿Dónde se está mejor que en brazos de mamá o de papá?

A día de hoy no concibo mi vida sin los portabebés. Ellos han sido una pieza fundamental en la crianza de mi hijo. Aunque lo realmente importante ha sido el contacto, el piel con piel, las horas muertas en el sofá mirando cómo dormía, las noches a su lado notando su respiración…. No hacen falta portabebés para todo eso. Solo brazos y contacto. Y es lo que celebramos esta semana. “Déjate llevar” por tu instinto y disfruta de tu bebé al máximo. 

¿Quieres celebrarlo con nosotros?

Tenemos un 10% de descuento en toda nuestra tienda (excepto en los productos ya rebajados) que se aplicará utilizando el cupón descuento SICB13 antes de finalizar tu compra en http://www.mimonillo.com/

Además sortearemos este mei tai entre todos aquellos que compartan esta entrada en facebook (tienes más abajo el botón de compartir) y la comenten. Me gustaría leer con qué momento de vuestra crianza en brazos os quedáis (difícil eh…)

Y por último ponemos en marcha un concurso de fotografía: criando en brazos y con portabebés. El premio es un cheque de 50 euros para gastar en nuestra tienda. ¿Quieres participar? Envíanos una foto a info@mimonillo.com (o compártela en nuestro muro en Facebook) en la que tu, tu bebé y un portabebés sea la imagen principal y entre todas las recibidas desde el lunes hasta el domingo día 13 elegiremos una, la que más nos guste. Esa persona será la ganadora del cheque regalo. Recuerda que no es un sorteo, es un concurso, así que intenta buscar una foto bonita y bien hecha para poder ganar (No se admitirán a concurso fotografías profesionales salvo que la persona profesional sea la participante).

Imprimir

¡Celebra esta semana con nosotros! Y recuerda:

*10 % de descuento en nuestra web http://www.mimonillo.com/ con el código SICB13

* Sorteo de un mei tai entre los que comenten y compartan esta entrada en Facebook

*Concurso de fotografía “Criando en Brazos y con Portabebés”. 50 euros pueden ser tuyos para gastar en nuestra web.

¡FELIZ SEMANA!

Fulares elásticos: cómo elegir el tuyo

Últimamente recibo muchas consultas sobre los fulares elásticos. Ya resulta difícil elegir el portabebés que mejor se adapte a nuestros gustos y necesidades, así que teniendo claro que buscamos un fular elástico (que es el portabebés estrella para la mayoría de familias que buscan uno para recién nacidos) hemos adelantado buena parte del trabajo.

Fular_Elastico_Boba_Wrap

¿Cómo son?

Los fulares elásticos son quizás los más conocidos dentro de la gran familia de portabebés ergonómicos. Se trata de una tela de aproximadamente unos 5, 5.5 metros por 60-70 de ancho de tejido elástico, con mayor o menor % de elastán, spandex, o cualquier otra fibra sintética que le proporcione al tejido elasticidad en todos los sentidos (en algunos modelos hay ausencia de fibras sintéticas, lo veremos a continuación). Por eso resultan más fáciles y rápidos de ajustar que los fulares tejidos, porque no hay que ajustar de forma muy precisa para conseguir un soporte adecuado, ya que la tela cede ante cualquier tirón y nos acompaña sin necesidad de tener experiencia en el uso de estos fulares.

¿Desde cuándo lo puedo usar?

Los fulares son muy cómodos y se adaptan perfectamente al cuerpo del que lo lleva y del bebé, sin necesidad de broches, tirantes o cintas, adaptadores y demás accesorios que suelen incluir las mochilas portabebés. Por eso se recomienda el uso de los fulares (sean elásticos o no) para bebés recién nacidos y durante los primeros meses de vida: un bebé recién nacido necesita un portabebés que se adapte perfectamente a su cuerpo, que le permita ir con las piernas ligeramente abiertas y flexionadas y con sus rodillas por encima del nivel de su culito. De esta forma la espalda se curva y se mantiene redondeada (en forma de C), adoptando la posición ranita o M, que es la posición natural y fisiológica durante los primeros meses de vida. Además el portabebés debe tener soporte para el cuello y la cabeza y que se adapte también a la persona que lo lleva. Todo esto se consigue con un fular elástico o tejido (bien colocado, claro).

Manuel con 10 días, en una perfecta posición ranita.

Manuel con 10 días, en una perfecta posición ranita.

¿Para cuánto tiempo me servirá?

El tiempo de uso de un fular elástico vendrá determinado por varias cuestiones:

  • soporte que ofrece el tejido
  • precisión de ajuste
  • peso del bebé
  • tipo de nudo que se use

En función de estas variables, generalmente a partir de los 6-8 meses de vida, u 8-9 kilos de peso (esto siempre depende del bebé, porque no hay dos bebés iguales) comenzaremos a notar que la tela cede en exceso al peso. Podemos dar más tensión al tela, usar nudos de 2 o 3 capas para compensar el peso… y con ello darle un poco de más vida útil al fular. Sin embargo, los fulares elásticos no se suelen usar más allá del año de vida, o al menos yo no recomiendo su compra a no ser que te gusten especialmente. De todas formas esto es una cuestión personal, si te gustan mucho los elásticos y das con uno con un buen soporte, lo podrás usar más allá del año sin ningún problema. De nuestra web, los modelos ERGObaby JPMBB y Mam Eco sí que se pueden usar sin problemas porque tienen un soporte bastante mayor que el del resto. Veremos sus características a continuación.

¿Qué modelos hay?

En el mercado hay infinidad de marcas y modelos. En Mimonillo tenemos una gran selección de marcas que creemos abarcan todas las necesidades de cualquier familia, tanto para la familia que busca un fular económico, como para aquellas que buscan algo más específico. A continuación te hago un resumen con las principales características de cada modelo:

Boba wrap: sin duda es uno de los más conocidos del mercado. Es el fular elástico más económico, y es con el que muchísimas familias se inician en el porteo. Su elasticidad lo hace ideal para empezar a hacer preanudados y el hecho de que sea bastante económico hace que mucha gente se anime a portear, o al menos a probarlo, sin miedo a hacer una gran inversión. Es muy agradable y fácil de usar, y el hecho de que se diferencien perfectamente las dos caras del fular hace que todavía resulte más fácil cuando se está aprendiendo a utilizarlo. Aunque su fabricante recomienda su uso hasta los 10 kilos de peso, realmente al ser tan elástico si no tienes mucha práctica con los fulares podrás usarlo con comodidad hasta los 7-8 kilos de tu bebé.

Fular_Boba_Wrap

 

Fular Mam Eco: Este fular, con tejido 100% natural, se podría catalogar como fular semielástico, más que como un elástico en sí. De hecho, no lleva ningún tipo de fibra sintética, y gracias al algodón orgánico y al cáñamo es uno de los fulares más transpirables y frescos del mercado. Su principal ventaja sobre el resto es el soporte que ofrece, que lo hace ideal para los bebés más pesados ya que soporta con comodidad hasta los 12-13 kilos de peso. También es el fular más recomendado para climas cálidos y épocas de más calor. ***Al ser un tejido sin fibras elásticas los nudos preanudados no son cómodos de hacer, por lo que si buscas un fular para utilizar básicamente con este tipo de nudos no te aconsejo este modelo***

Mam Eco y niño de 12 kilos

Mam Eco y niño de 12 kilos

 

Hana Baby: nuestra última incorporación a la tienda, es un fular que destaca sobre todo por su suavidad. Compuesto con un 68% de bambú, un 28% de algodón orgánico y un 4% de elastán, es un fular muy amoroso ideal para usar con los bebés más pequeñitos. El bambú tiene propiedades termoreguladoras y antibacterianas, por lo que es un fular muy adecuado para climas cálidos o temporadas de verano aunque quizás no sea el fular más fresco del mercado (pero en comparación con otros se nota la diferencia). Pese a ser muy elástico ofrece un soporte adecuado y recomiendo su uso para el primer año o hasta los 9-10 kilos.  Se puede usar con niños más grandes y de más peso pero en momentos puntuales, no como fular habitual (aunque como he comentado antes esto es muy subjetivo, depende de tu experiencia anudando y de otros factores). Está siendo sin duda uno de los fulares elegido por la mayoría de familias que buscan un fular cómodo y económico. No me extraña, puesto que permite hacer tanto preanudados como cualquier otro tipo de nudos, y al ser especialmente ancho resulta muy fácil de usar, incluso a la espalda.

Fular elástico Hana Baby Oliva

Fular elástico Hana Baby Oliva con niño de 27 meses

 

Aldoria Bambú Soft: este fular está pensado específicamente para bebés prematuros, recién nacidos y  para los primeros meses de vida. Es un fular más estrecho que el resto, y compuesto íntegramente por bambú. A las propiedades termo reguladoras y antibacterianas del bambú se le suma la ausencia de fibras sintéticas, por lo que también es el fular ideal para bebés con pieles sensibles, atópicas o con alergias. Se pueden realizar preanudados fácilmente y es muy suave y amoroso, y a pesar de ser semielástico es muy fácil de ajustar. A partir de los 7-8 kilos o 6 meses de vida puede empezar a quedar justo de soporte, pero sin duda es ideal para los primeros meses y sobre todo para bebés que nacen en primavera-verano, por su frescura y ligereza.

Fular elástico Aldoria Soft Bambú en Azul

Fular elástico Aldoria Soft Bambú en Azul

JPMBB: un fular con un soporte excelente, ideal tanto para bebés recién nacidos como para los bebés más grandes puesto que además mide unos 70 cm de ancho. Lo he usado con mi hijo de 28 meses y la sensación es la de no estar usando un elástico.  Para climas cálidos y épocas de verano no es muy recomendable porque al ser tan tupido da más calor que el resto. Está fabricado con un 96% de algodón y 4% de elastán.

Fil’up: es una malla de algodón muy ligera, ideal para usar en verano y en las zonas más calurosas. Tiene un buen soporte aunque no es el fular ideal para darle un uso diario y prolongado, pero si buscas algo para verano esta es una buena opción.

Caboo: es una mezcla de mochila y de fular, un portabebés muy bien diseñado y que responde a la demanda de muchas familias: un portabebés suave y amoroso como un fular que no necesite ser anudado y sea lo más sencillo posible.  No es tan versátil como un fular, pero permite portear a un bebé sin necesidad de aprender a hacer nudos, y sobre todo, y lo que me parece más práctico de él, es la comodidad de ponerlo y quitarlo sin necesidad de arrastrar la tela (como ocurre con los fulares) y poder dejarlo puesto como si de un fular preanudado se tratase. Fabricado en algodón 100% orgánico muy suave y agradable (y ahora han incluido una nueva versión más económica y con una mezcla de algodón y poliéster que puedes ver aquí), es muy sencillo y rápido de poner. Se puede usar con total comodidad hasta los 8-9 kilos del bebé. A partir de ahí, puede que no resulte tan cómodo de llevar, aunque como puedes ver soporta sin problema más kilos, y se consigue perfectamente una posición correcta, con las rodillas más altas que el culete y la espalda arqueada. 

Mochila-fular caboo carrier con niño de 12 kilos.

Mochila-fular caboo carrier con niño de 12 kilos.

 

Smallvips Bambú: esta es una de  nuestras últimas incorporaciones a la amplia gama de elásticos que ofrecemos en nuestra web. Es un fular semielástico, fabricado con un 70% de bambú y un 30% de algodón orgánico, una mezcla ideal que ofrece las características inigualables del bambú (propiedades termorreguladoras, antibacterianas y una suavidad excepcional) y las del algodón (soporte y comodidad de uso). Es un fular súper fino (diría que el más fino que conozco) que a pesar de no llevar fibras elásticas en su composición permite hacer preanudados y por supuesto cualquier otro tipo de nudos, y tiene un soporte muy aceptable hasta los 9 kilos aproximadamente. Su ancho también nos permite usarlo con los bebés más grandes y dar un soporte adecuado a su espalda a medida que crecen. Totalmente recomendado para las épocas más calurosas y veraniegas, y por su suavidad es ideal para usar con bebés desde el primer día. Podríamos decir, salvando las distancias (en cuanto a composición, soporte y demás) que sería la versión económica del fular Aldoria.

ERGObaby: la marca ERGObaby es conocida por su amplio catálogo de mochilas ergonómicas, y por ser una de las primeras marcas que introdujo en el mercado estos portabebés, que ha ido creciendo y adaptándose a las necesidades de las familias con el paso del tiempo. Sin embargo, y a pesar de que el reductor que fabrican para que sus mochilas se puedan usar con bebés recién nacidos es uno de los que más me gustan (si tuviera que elegir alguno… que tampoco es que sean santo de mi devoción), es cierto que no cubría con sus productos la necesidad de cubrir esos primeros meses de vida con un portabebés ideal para ello. Y por eso han creado este nuevo fular elástico, que si tuviera que equipararlo a algún otro modelo de los que ya existen en el mercado, podría decir que es primo hermano (o hermano directamente) del JPMBB. Entre sus características destacan básicamente el soporte tan extraordinario que ofrece, la adaptabilidad de su tejido y su comodidad una vez puesto. Gracias a su ancho especial se puede usar con niños más grandes sin problemas, aunque está pensado para que se pueda usar con bebés desde los 3 kilos de peso. Debido a la densidad de su tejido, no sería el más recomendable para épocas calurosas.

 

¿Cómo elegir entre tanta variedad?

Elegir un fular elástico y acertar con tu elección a veces se hace complicado por la gran variedad de modelos que existen en el mercado.  Te propongo que respondas a las siguientes preguntas, y conociendo las características de los modelos que he detallado antes, podrás tú misma ir descartando modelos y llegar a tu fular ideal. Recuerda que todos los fulares con los que trabajamos son de una calidad media-alta, por lo que ninguno es “peor” o “mejor” que otro; simplemente uno responderá mejor o peor a tus necesidades:

  • ¿Qué tiempo tiene mi bebé? ¿Cuánto pesa?
  • ¿Cuánto tiempo lo voy a querer usar?
  • ¿Qué época del año es?
  • ¿Busco un fular 100% con fibras naturales, o no me importa que tenga fibras sintéticas?
  • ¿Qué soporte necesito? ¿Lo quiero usar con dos bebés de diferentes edades?
  • ¿Cuánto quiero gastarme?

Ten en cuenta que lo normal es que, tarde o temprano, necesites otro tipo de portabebés. Las necesidades no son las mismas con un bebé de 1 mes que con un niño de 2 años. Al principio los bebés pueden pasar horas y horas en un fular, sin necesidad de sacarlos más que para cambiar el pañal y poco más. Con un niño de dos años lo mismo necesitas algo más práctico, más rápido de poner, porque lo vas a usar en momento más puntuales. Eso te lo dirá el tiempo, la experiencia que tengas con los portabebés y tus gustos personales.

Por ello, siempre que hablamos de porteo decimos que hay dos etapas diferenciadas en cuanto al uso de portabebés: de 0 a 6 meses, en los que necesitamos algo específico que ofrezca el soporte adecuado al cuerpo del bebé que aún no se mantiene sentado y que no tiene control cefálico, y de los 6 meses en adelante, en los que podemos usar prácticamente cualquier cosa. Por lo tanto puedes plantearte la compra de tu primer fular elástico para darle un uso durante los primeros meses y luego ir viendo sobre la marcha.

No olvides el factor estético, que es uno de los más importantes. Si no te ves con un color, estampado o con rayas, búscate otro modelo que te guste. Al final es algo que vas a ponerte muy a menudo y si no te ves favorecida (o favorecido ;-)) posiblemente se quedará en el cajón.

¿Cómo se usan?

Mucha gente utiliza este tipo de fular con nudos preanudados. Es decir, primero coloco el fular, y luego meto al bebé. Este tipo de nudos es muy práctico en determinadas situaciones, como subir y bajar del coche en un breve espacio de tiempo, o para usarlo si vas a estar mucho tiempo en la calle y vas a estar cogiendo y soltando a tu bebé… aunque a mí particularmente no es un nudo que me apasione ni que yo suela recomendar o enseñar. Desde mi experiencia te explico el porqué:

  • los fulares preanudados tienden a aflojarse con el movimiento si no están bien hechos
  • no se ajustan perfectamente a tu cuerpo ni al de tu bebé; puede que lo dejes suelto (rebotándote el peso de tu bebé y restando soporte) o puede que ajustes en exceso (lo que os resultará más incómodo).
  • con los preanudados no tienes opción a poner y a quitar capas de tela en función del peso, época del año, necesidad de soporte…

Así que sí, es un nudo totalmente válido para usar pero yo recomiendo sin duda la cruz envuelta o cruz envolvente para empezar. Próximamente podrás ver tutoriales de diferentes nudos 🙂

Como siempre, si tienes dudas sobre qué es mejor para tí y para tu bebé, consúltanos.

Portabebés en Semana Santa: imprescindibles.

Reconozco que no soy amiga de las multitudes. Ni de las fiestas populares, soy muy “saboría”. Ni el Rocío, ni los Carnavales, ni la Semana Santa… pero sé que con niños la cosa cambia, y que gusta salir a la calle a que vean el ambiente.

Los portabebés, en estos días, sobre todo, se convierten en el medio de transporte ideal para nuestros bebés. Si no has utilizado nunca ninguno me darás la razón en que intentar permanecer o andar entre la multitud con un carrito es, cuanto menos, un coñazo (además de peligroso e incómodo): tienes que pedir paso, intentar no atropellar a nadie, tener cuidado con el bolso que llevas colgando, con el niño que estará agobiado ahí metido rodeado de tantísima gente, ruidos… Seguramente llevarás al niño cargado en brazos y empujarás el carrito con otra mano. Eso sí, te vendrá de perlas para descargar abrigos, bolsos…

Si ya eres usuaria o usuario de portabebés no vengo a contarte nada nuevo, porque sabrás lo cómodo que resulta llevar a tu hijo a la espalda bien alto para que pueda “disfrutar” de las vistas. Además, al tenerte en su campo de visión y estar en contacto permanente contigo estará más relajado y tranquilo e incluso podrá echarse una siestecita, si en algún momento se aburre, o le entra sueño si se os hace tarde en la calle.

Además, tendrás las manos libres para pedir cera a los “penitentes”, cantar una saeta, aplaudir, o lo que surja 😉

¿Y qué me dices intentar cenar o entrar en un bar a tomarte algo con un carro? Si ya por lo general resulta incómodo intentar un encajar un carrito en algún hueco, imagínate en estos días que están completamente abarrotados. Será misión imposible.

¿Ya has decidido que portabebés usar en estos días? ¡Cuéntanos!

Boba Vs Manduca Vs ERGObaby

Recuerdo que cuando quise comprar una mochila ergonómica al tener que hacerlo por internet no sabía cuál elegir. Conocía estas tres, que son las marcas más conocidas, pero no había visto ninguna en persona, ni tenía posibilidad de probarlas.

page

Buscando y buscando por internet encontraba opiniones de todo tipo. En general todas buenas, mucha gente destacaba las ventajas de la manduca,  para otras esas mismas ventajas se convertían en inconvenientes. Boba tiene unos estampados tan monos… y de ERGO hablaban bien en todos sitios, era la de siempre, la “auténtica”… típico, al final llegas a la conclusión de siempre: que para gustos están los colores.

Al final opté por la Manduca. Pedí opinión en un foro y la mayoría me sugería este modelo, así que esa compré. Al principio, aunque me encantó lo cómoda que era una vez puesta, me costó trabajo pillarle el truco. No conseguía poner bien el broche que une los dos tirantes, se me clavaban un poco las tiras por debajo de los brazos, no conseguía entender cómo ajustaba y aunque le dí (y le damos) mucho uso me daba rabia no conseguir ponérmela con comodidad. Hasta que le pillé el truco… y ¡qué maravilla!

Ahora en la tienda me encuentro con clientes de todo tipo que vienen buscando una mochila: desde los que no tienen idea de por dónde empezar, pasando por los que traen una idea muy clara porque se han informado antes, hasta llegar a los que vienen buscando un modelo concreto porque es el diseño y el estampado el que más les gusta.  Aún así, intento explicar las ventajas e inconvenientes de cada modelo, teniendo en cuenta que son 3 mochilas ergonómicas, prácticas, cómodas y muy parecidas entre sí. Conforme a la experiencia que tengo, me fijo en estos detalles para poder ver los pros y los contras de cada modelo (hablo de los modelos básicos de cada marca):

  • Puntos de ajuste: Desde Ergo, que tiene solo 1, pasando por Boba que lleva 2, hasta Manduca que lleva 3. Esto puede ser una gran ventaja para Ergo por su facilidad a la hora de ponerla (convirtiéndose en una gran desventaja para Manduca, a la que como digo, muchas veces cuesta trabajo pillarle el punto), o una gran desventaja, ya que no todos los cuerpos son iguales, y no todos necesitamos ajustar en las mismas zonas. Boba tiene 2, se queda en un punto medio que considero súper práctico porque tiene 1 punto de ajuste cuando la pones delante, y otro para cuando la usas a la espalda. Con la Manduca tienes que “prever” dónde vas a colocarla para pre-ajustar antes de colocar, ya que si necesitas más o menos tensión en una de las tiras que no te queda a la mano, tendrías que bajar los tirantes para ajustar y luego volver a colocar. Como digo, esto puede ser una ventaja o un inconveniente: facilidad de uso Vs comodidad y ajuste más específico para cada cuerpo.
  • Soporte: en este punto no puedo destacar una marca sobre otra. Las 3 tienen un soporte perfecto.
  • Facilidad de uso: en mi opinión, va en consonancia con los puntos de ajuste. En este caso, para mí gana Boba, seguida de Ergo y por último Manduca. Podría poner a Ergo en primer lugar porque es la que tiene un punto de ajuste, pero el hecho de que Boba tenga 2, hace que uno de ellos sea ideal para ajustar delante y el otro para ajustar detrás. Además, el broche de unión de los tirantes de Boba es el que desliza más fácilmente y se puede mover más rápidamente una vez puesta la mochila (aunque lo ideal es colocarlo a la altura adecuada antes de ponértela).
  • Seguridad: sabiendo que las 3 mochilas son seguras siempre y cuando se haga un uso adecuado de ella, se sigan las instrucciones de uso y se utilicen con sentido común y con unas precauciones mínimas, hay detalles que las dotan de una seguridad extra, como por ejemplo en el caso de Manduca y Ergo, que dispone de elásticos junto a los broches para evitar que, aunque el broche se abra, el cinturón no abra por completo. Manduca además dispone de un broche con un extra de seguridad: para abrirlo se necesitas 3 puntos de presión, lo que hace todavía más difícil que se abra por sí solo.
  • Comodidad: a mí personalmente las 3 me resultan muy cómodas. Destacaría que Manduca es la más adaptable, y que Ergo tiene un cinturón más ancho, que por un lado puede resultar más cómodo, y por otro puede incomodar si la colocas demasiado baja.
  • Soporte de la cabeza: las 3 disponen de capucha para sujetar la cabeza cuando los bebés se duerman. Boba y Ergo ajustan mediante snaps, y Manduca mediante cordoncillo elástico. Las 3 igualmente se pueden guardar en el cuerpo de la mochila cuando no se usa.
  • Tejidos: Manduca en su versión básica es cáñamo y algodón orgánico, Ergo algodón y Boba algodón. La más fresca, para mí, es Manduca. Me resulta más transpirable y más fresquita (aunque en verano todo da calor). Ergo es la más gruesa, lo que echa un poco para atrás en pleno verano.
  • Acolchados en las corvas: aunque bien colocadas ninguna debe hacer marcas, Manduca y Ergo traen un acolchado en la zona de las corvas para que al bebé le resulte más cómoda.
  • Otros accesorios a tener en cuenta: Ergo trae un bolsillo bastante grande en la espalda, perfecto para un pañal, una gasita o poco más. No se recomienda meter nada duro porque se le clavaría al bebé en la espalda. Boba tiene un mini bolsillo en el cinturón abdominal al que no le veo mucho sentido, porque es mínimo, pero lo mismo cabe algún móvil, unas llaves…. poca cosa. Boba tiene un detalle que especialmente me gusta, y es un broche que sirve para sujetar un bolso, mochila…. muy útil cuando sales de paseo.
  • Reductores para recién nacidos: aunque lo ideal es utilizar un portabebés que se adapte perfectamente al cuerpo de un recién nacido y que le de el soporte que necesita su columna y su cabeza, hay clientes que optan por una mochila de este tipo desde el principio (por el motivo que sea). Yo siempre dejo claro que estas mochilas no son la mejor opción para portear a un recién nacido, pero al final la decisión está en el cliente. Manduca es la única que trae un reductor para recién nacidos incorporado en la mochila, de forma que se acorta el puente de las piernas. Ergo vende un cojín reductor para la mochila que hay que comprar a parte, y que si te pilla en pleno invierno puede ser útil, pero para verano no lo veo…. Y Boba ha creado una especie de reductor del cuerpo de la mochila, que no me resulta nada práctico, porque lo que hace es hacer más pequeño el cuerpo de la mochila pero a la vez hace un poco más grande el puente de las piernas. Este reductor puede servir para bebés que sean más grandes y quieran llevar los brazos por fuera, pero no para recién nacidos. Aprovecho y comento también el reductor del cuerpo de Manduca, que resulta muy práctico y muy fácil de usar. Además, creo que es la que tiene el cuerpo más grande.

Seguro que me dejo muchas cosas atrás. Al final, lo más práctico es probarlas para poder decidir. Aunque en 5-10 minutos no puedes realmente saber si una será más cómoda que otra, si que las sensaciones y la comodidad al colocarlas te puede hacer decidir o al menos descartar un modelo u otro. Y como podéis ver, no existe el modelo perfecto.

Sea cual sea la elección final, se les suele sacar muchísimo partido, son prácticas, cómodas y rápidas de poner, y suele ser la elección de la mayoría de padres (hombres) y la más utilizada con bebés grandes y niños.