Portabebés en Semana Santa: imprescindibles.

Reconozco que no soy amiga de las multitudes. Ni de las fiestas populares, soy muy “saboría”. Ni el Rocío, ni los Carnavales, ni la Semana Santa… pero sé que con niños la cosa cambia, y que gusta salir a la calle a que vean el ambiente.

Los portabebés, en estos días, sobre todo, se convierten en el medio de transporte ideal para nuestros bebés. Si no has utilizado nunca ninguno me darás la razón en que intentar permanecer o andar entre la multitud con un carrito es, cuanto menos, un coñazo (además de peligroso e incómodo): tienes que pedir paso, intentar no atropellar a nadie, tener cuidado con el bolso que llevas colgando, con el niño que estará agobiado ahí metido rodeado de tantísima gente, ruidos… Seguramente llevarás al niño cargado en brazos y empujarás el carrito con otra mano. Eso sí, te vendrá de perlas para descargar abrigos, bolsos…

Si ya eres usuaria o usuario de portabebés no vengo a contarte nada nuevo, porque sabrás lo cómodo que resulta llevar a tu hijo a la espalda bien alto para que pueda “disfrutar” de las vistas. Además, al tenerte en su campo de visión y estar en contacto permanente contigo estará más relajado y tranquilo e incluso podrá echarse una siestecita, si en algún momento se aburre, o le entra sueño si se os hace tarde en la calle.

Además, tendrás las manos libres para pedir cera a los “penitentes”, cantar una saeta, aplaudir, o lo que surja 😉

¿Y qué me dices intentar cenar o entrar en un bar a tomarte algo con un carro? Si ya por lo general resulta incómodo intentar un encajar un carrito en algún hueco, imagínate en estos días que están completamente abarrotados. Será misión imposible.

¿Ya has decidido que portabebés usar en estos días? ¡Cuéntanos!

Anuncios